Trabajando en colaboración con agentes migratorios, de asilo y de protección de menores para garantizar a menores migrantes el derecho a una nacionalidad – Khadija Badri | #RevistaXDS

Etiquetas: ,

Categorias: Dimensión Internacional

Khadija Badri,

Responsable de Incidencia y Participación
en European Network on Statelessness

En el contexto de una crisis global, es más importante que nunca trabajar conjuntamente para proteger los derechos de todos los menores, y garantizar que su nacionalidad o situación migratoria no les impide disfrutar de derechos fundamentales como la asistencia sanitaria. En muchos países, la nacionalidad puede operar como una puerta hacia otros derechos, como la educación, la atención sanitaria, la seguridad social y la vivienda, por lo que los menores apátridas suelen tener denegado o limitado su acceso a estos derechos. Por este motivo nuestra Red ha dado siempre prioridad al abordaje de la apatridia infantil.

 Sin embargo, a pesar de algunos progresos prometedores en años recientes en la mejora de la legislación y la práctica para erradicar la apatridia infantil, nuestra última nota política “Ningún menor debería ser apátrida: garantizando a los menores migrantes en Europa el derecho a una nacionalidad” desarrollada como parte de la Initiative on Children in Migration muestra que todavía hay menores migrantes en Europa en riesgo de crecer sin una nacionalidad y, como resultado, de perder oportunidades y no poder ejercer derechos.

Con un nuevo Parlamento Europeo, con la iniciativa del Consejo de Europa para tratar la apatridia, incluida la infantil en el contexto migratorio, y nuestra colaboración con la sociedad civil a través de foros como Initiative on Children in Migration, desde European Network on Statelessness estamos comprometidos a trabajar en asociación con instituciones y la sociedad civil europea para pedir responsabilidad a los gobiernos con respecto a su obligación de respetar el derecho de todo niño y niña a una nacionalidad.

Avances recientes en la protección de menores en desplazamiento

Desde el lanzamiento de nuestra campaña #StatelessKids en 2014, se ha mejorado la legislación y la práctica para erradicar la apatridia infantil, también en el contexto de las instituciones europeas. Mediante nuestra prolongada colaboración con el Intergrupo sobre los Derechos del Niño del Parlamento Europeo, incluyendo varios eventos parlamentarios organizados por el Intergrupo y la entrega de una petición con más de 20.000 firmas apoyando nuestra campaña, hemos conseguido que la apatridia infantil se convierta en un asunto de mayor importancia en el ámbito legislativo y político parlamentario.

En mayo de 2018, la Resolución del Parlamento Europeo sobre la protección de los menores migrantes reconoció el impacto de la apatridia en el acceso de los menores a servicios y derechos básicos, y pidió a la UE y sus Estados miembros que garanticen el tratamiento adecuado de la apatridia infantil en sus legislaciones nacionales.

Cuando el Parlamento se reunió en noviembre para celebrar el 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptó una resolución sobre los derechos del niño en la que muestra su preocupación por el impacto de la apatridia en el acceso a derechos por parte de los menores, e instó a la UE y los Estados miembros a abordar la apatridia infantil.

La necesidad de abordar la apatridia infantil también ha sido reconocida en otras áreas clave de política comunitaria, como la inclusión de la población romaní y los derechos LGTBIQ+.

La Resolución del Parlamento Europeo sobre las normas mínimas para las minorías en la Unión Europea reconoce la necesidad de erradicar la apatridia entre aquella población; el Intergrupo sobre Derechos del Niño ha redactado recientemente una carta conjunta con el Intergrupo LGTBI a la Comisaria Helena Dalli sobre la libertad de movimiento de familias arcoíris, en la que insta a los Estados miembros a reconocer certificados de nacimiento emitidos a padres y madres del mismo sexo, así como los vínculos familiares entre esos padres o madres y sus menores. Tal y como destacamos en nuestro anterior artículo, los menores nacidos de padres y madres del mismo sexo se encuentran en riesgo de apatridia debido al no reconocimiento de los certificados de nacimiento o vínculos familiares, especialmente en casos en los que aquellos y aquellas han cruzado fronteras internacionales.

Otro resultado positivo de nuestra campaña #StatelessKids ha sido la inclusión de una acción concreta para asegurar el derecho de menor a una nacionalidad en el Plan de Acción sobre Menores Migrantes y Refugiados en Europa del Consejo de Europa.

Esto ha llevado al Comité Europeo de Cooperación Jurídica (CECJ) del Consejo de Europa a adoptar una nueva iniciativa para mejorar la identificación y protección de personas apátridas, con un enfoque específico en menores migrantes. Hemos continuado nuestra asociación con esta iniciativa, ofreciendo incluso asesoramiento especializado en la reunión de un grupo de trabajo del CECJ en junio del año pasado. En concreto, la reunión identificó posibles actividades que podían llevarse a cabo por el CECJ para abordar retos y lagunas existentes. El informe aprobado con motivo de la reunión confirma que las acciones de la iniciativa seguirán teniendo en consideración principal en los próximos dos años a menores en desplazamiento.

Retos pendientes para garantizar el derecho a una nacionalidad de menores migrantes

Aunque se celebra el mayor énfasis de las instituciones europeas en la protección del derecho a una nacionalidad de menores migrantes, siguen existiendo desafíos y lagunas que recrudecen el riesgo de que niños y niñas crezcan sin una nacionalidad y que deben ser abordados tanto en el contexto nacional como europeo, como destacamos en nuestro nuevo informe.

A pesar de las obligaciones internacionales de que todos los estados garanticen el derecho de todo niño y niña a adquirir una nacionalidad y a que se tenga en consideración su interés superior, solo la mitad de los estados europeos tienen plenas garantías para prevenir que niños y niñas, que de otro modo serían apátridas, crezcan sin una nacionalidad. Un certificado de nacimiento es una prueba fundamental de los vínculos familiares y del lugar de nacimiento del menor, por lo que ayuda a asegurar la adquisición de una nacionalidad. Sin embargo, los menores migrantes pueden enfrentarse a obstáculos en el registro y documentación de su nacimiento, tales como requisitos burocráticos estrictos y numerosos (al igual que otros grupos en Europa, como la población romaní y otras minorías).

Los niños y niñas nacidos en tránsito hacia Europa también encuentran dificultades para el registro de su nacimiento y la adquisición de una nacionalidad. La ausencia de sensibilización e insuficiente identificación de la apatridia durante los procedimientos de protección internacional genera el riesgo de ignorar la apatridia ignorada y, por lo tanto, abordarla deficientemente. La ausencia de procedimientos armonizados para identificar y proteger a apátridas, y que tengan en consideración las necesidades específicas de menores también incrementa el riesgo de apatridia entre niños niñas migrantes que permanece oculto y sin tratamiento.

Los menores migrantes apátridas se enfrentan también al internamiento, especialmente cuando no se identifica la situación de apatridia antes de que el menor alcance la mayoría de edad y pierden entonces cualquier estatuto de protección temporal que hayan podido obtener como menores.

Oportunidades para la acción conjunta para erradicar la apatridia de menores migrantes

Es fundamental que el Consejo de Europa, la UE y sus Estados miembros trabajen en colaboración sobre cinco áreas de acción clave, destacadas en el informe político y nuestro último seminario en línea, si el objetivo es garantizar el derecho a una nacionalidad de todo niño y niña, con independencia de su situación administrativa.

La Red Europea sobre Apatridia continuará trabajando con instituciones europeas y la sociedad civil para este fin. Valoramos nuestra adhesión a Initiative on Children in Migration, y la oportunidad de resaltar cómo la apatridia afecta a menores migrantes en Europa. La iniciativa es una colaboración entre actores en el campo de la migración, del asilo y de la protección de menores en el contexto europeo y nacional que colaboran en labores de incidencia en la UE sobre menores migrantes.

A través de esta iniciativa y nuestra colaboración general con la sociedad civil, continuaremos promoviendo los derechos de los menores en las políticas y acciones europeas, incluyendo el derecho a una nacionalidad de todo niño y niña.

Acogemos las nuevas oportunidades en el contexto de la UE y del Consejo de Europa para favorecer una mayor cooperación en la erradicación de la apatridia infantil. La preparación de una estrategia integral sobre derechos de niños y niñas ofrece un camino para que la Comisión comprometa a la UE y sus Estados miembros a pasar a la acción para abordar la apatridia, incluyendo a menores migrantes.

El Plan de Acción sobre Derechos Humanos y Democracia en la UE (2020-2024) debería aprovechar el anterior plan para tratar la apatridia en las relaciones exteriores con el objetivo de prevenir la apatridia como consecuencia de conflicto, desplazamiento y sucesión estatal. Deseamos continuar apoyando la iniciativa sobre apatridia del CECJ del Consejo de Europa, en la implementación de su siguiente fase de actividades y los compromisos realizados en el Segmento de Alto Nivel sobre Apatridia del ACNUR del año pasado, incluyendo aquellos dirigidos a proteger a menores en desplazamiento.

A través de la acción y compromiso conjunto, podemos y debemos asegurarnos de que los niños y niñas migrantes no se enfrentan al riesgo de crecer sin una nacionalidad.

Traducción realizada por el Departamento de Departamento de Incidencia, Alianzas e Internacional | Original

Artículo publicado en el número 12 de la Revista Por Derechos XDS realizada por el Departamento de Alianzas, Incidencia e Internacional de Fundación Cepaim disponible en nuestra Biblioteca.

Autor: F. Cepaim

Deja un comentario