Susana Gisbert: “el delito de odio es la tipificación de las manifestaciones más graves de intolerancia”

Etiquetas: , ,

Categorias: Colaboraciones,Trabajo Social

“Sin duda alguna, estamos ante una realidad invisible”

Susana Gisbert es fiscal especializada en violencia de género, pertenece a la Fiscalía Provincial de Valencia, es escritora y feminista.  Desde su cargo como fiscal de delitos de odio en Valencia, quisimos ponernos en contacto con ella para hablar de este tipo de delitos en el Día Europeo por las Víctimas de los Delitos de Odio. Una fecha elegida por el Consejo de Europa en recuerdo a las 77 personas que fueron asesinadas por sus ideas durante los atentados perpetrados en Oslo y Utoya (Noruega) el 22 de julio del 2011.

Desde Fundación Cepaim queremos agradecer a Susana su disponibilidad para responder a nuestras preguntas. Ha sido un placer conocerla.

 

¿De qué estamos hablando cuando nos referimos a delitos de odio?

Hablamos de las infracciones penales que tienen su raíz en el rechazo a todo lo que es diferente. En esencia, no es sino la tipificación de las manifestaciones más graves de intolerancia.

 

¿Cómo se diferencia entre delito ordinario y delito de odio?

La diferencia está en su raíz, la discriminación por cualquier causa. Un mismo resultado, como ocurre con unas lesiones, es diferente según exista esa motivación o no.

 

¿Qué debe hacer una persona que ha sido víctima de un delito de odio? ¿Y si somos testigos de un delito de odio?   ¿Dónde se puede denunciar?

Siempre debe denunciarse. Al igual que ocurre con la violencia de género, tal vez denunciar no solucione todo, pero no denunciar no soluciona nada.

 

Imagen – Público.es

Y, como delito público que es, toda persona que sea testigo o tenga conocimiento de un delito de este tipo no es que puede, es que debe denunciarlo, pudiendo, incluso, incurrir en responsabilidad si no lo hace.

La denuncia, como en los casos de cualquier otro delito, pueden interponerse ante las Fuerzas y cuerpos de seguridad, en el Juzgado o en la propia fiscalía, donde existe una sección especializada dedicada a este tipo de delitos

 

¿Cómo trabaja la Fiscalía a la hora de investigar delitos de odio?

La fiscalía trabaja desde varios frentes. Por un lado, recibe las denuncias que se interponen ante ella e incluso abre diligencias de oficio si tiene noticia de algún delito de esta índole; por otra, toma parte activa en los procedimientos que se siguen en los juzgados por ello, siempre en coordinación con las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Asimismo, y asumiendo la función constitucional del Ministerio Fiscal como defensor de las personas especialmente vulnerables, cuida de la protección de las víctimas de estos delitos, tomando todas las medidas necesarias para su protección.

Hay que destacar que para el cumplimiento de esta función, es de vital importancia el contacto permanente con las instituciones y organizaciones dedicadas a la defensa de las distintas parcelas de discriminación.

 

El Día Europeo se conmemora desde hace escasos años, ¿qué valoración pueden hacer desde el ejercicio profesional del aumento de los delitos de odio?

Soy una persona optimista y como tal, quiero creer que lo que realmente ha aumentado son las denuncias, lo que no necesariamente implica un aumento de los delitos sino de su visibilización.

No obstante, no hay que perder de vista que la irrupción en la vida política de organizaciones cuyas líneas de actuación traspasan el límite de la intolerancia ha hecho que salgan a la luz algunas actitudes que parecían superadas, con el riesgo de retroceso en derecho que ello implica.

 

¿Cuando hablamos de delitos de odio también hablamos del discurso de odio? ¿Se está notando el aumento de denuncias por estos delitos en las redes sociales?

Desde luego .La realidad de las TIC tiene su cara más amarga en la facilidad de difusión de este tipo de delitos, y la posibilidad de esconderse tras el anonimato para dificultar -que no impedir- su persecución.

 

La reciente Circular de la Fiscalía General del Estado sobre pautas para interpretarlos delitos de odio tipificados en el art. 510 CP, ¿en qué medida ayuda en el trabajo cotidiano de la Fiscalía?

Las Circulares e Instrucciones de la Fiscalía General del Estado son una herramienta jurídica de primer orden para interpretar y aplicar el Derecho. Y en una materia tan delicada como esta, no podía ser una excepción.

 

En el último informe del Ministerio del Interior referente a delitos del odio (de 2017), aparecen reflejados poco más de 1400 casos en toda España, ¿estamos ante un fenómeno invisible? ¿Hay cálculos sobre los delitos que no se denuncian?

Sin duda alguna, estamos ante una realidad invisible. No me gusta llamarla “fenómeno” porque esa palabra tiene un matiz de “raro o desacostumbrado” que, lamentablemente, no concurre en estos delitos.

Por su parte, es difícil calcular lo que no sale a la luz, pero sí podría afirmarse que los casos que se conocen no son sino la punta del iceberg de una realidad preocupante.

 

¿Cuál considera usted que es la mejor arma para erradicar esta situación en España y Europa?

La educación en igualdad, sin duda. Como dijo Mandela, la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

 

Autor: F. Cepaim

Deja un comentario