Las actividades del orgullo LGTBI+ durante el mes de junio tienen que ver los derechos humanos: empoderar a este colectivo para reivindicar los derechos y libertades que se les niegan, así como el espacio público del que a menudo se las excluye.

En muchos países se encarcela a personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales en aplicación de leyes que penalizan su orientación sexual o su identidad de género y convierten un beso en un delito. Pero no hay que viajar tan lejos.  Según la Agencia Europea de Derechos Fundamentales, siete de cada diez personas LGBTI en Europa ocultan su orientación sexual o su identidad de género durante su etapa escolar por miedo a la discriminación o a situaciones de acoso.

Aunque los avances son cada vez más visibles, hay que seguir trabajando porque la heternormatividad no sea impuesta desde el mundo de la creación, la cultura y los medios de comunicación, luchando contra cualquier tipo de discriminación y visibilizando y poniendo en valor la diversidad, más en el medio rural.

Así, el día del Orgullo de las personas disidentes de sexo, género o corporalidad, es una fecha en la que recordar a todas aquellas personas que lucharon por un mundo en el quepamos todas. Esta fecha es un momento de lucha, de salir a la calle no solo a celebrar sino a denunciar que las discriminaciones  siguen estando demasiado presentes en nuestro día a día en el ámbito sanitario, en el mercado laboral, en las escuelas e institutos.

Desde el Centro de Fundación Cepaim en Molina de Aragón salimos a la calle para visibilizar  y hablar sin tabús sobre este colectivo y su lucha.

Se colocó también una mesa informativa con un libro de firmas bajo el título “MOLINA DIVERSA”, en el que todas las personas que se paraban por la calle firmaron y dejaron sus mensajes a favor de la diversidad y la igualdad.

“Quiere a quien quieras y respeta a tod@s”  

“el amor es libre”

“júzgate a ti mism@ antes de juzgar a los demás. Tod@s somos unic@s y libres”

Desde la mesa y desde el proyecto Centro de la Mujer también se repartieron mascarillas LGTBI+, unas mascarillas de tela quirúrgica  fabricadas por una mujer usuaria del centro con la bandera arcoíris.

A la vez, y siempre teniendo en cuenta las normas de seguridad, se pintaron de colores unos palés de madera y se escribieron en ellos frases y slogans.  Con los palés se construyó una pequeña escultura de la diversidad, que se acabó de decorar con globos de colores y se colocó en una de las plazas principales del pueblo.

Actividad promovida por proyecto Centro Mujer Molina de Aragón, financiado por el Instituto de la Mujer de Castilla la Mancha.

Autor: F. Cepaim

Deja un comentario