La crisis sanitaria ha supuesto un reto para la participación comunitaria en la educación. Se ha contemplado la necesidad de incidir con un refuerzo educativo en las materias que mayor dificultad presenta los niños y niñas para afrontar el nuevo curso escolar, siguiendo las medidas de higiene y seguridad establecidas  para garantizar el correcto funcionamiento de la actividad.

La crisis provocada por la COVID-19 hasta la presente, Fundación Cepaim, desde el Área de Interculturalidad y Desarrollo Comunitario, ha desarrollado numerosas acciones educativas en el territorio de Bolaños de Calatrava. Tiene como objetivo luchar contra las consecuencias que está generando esta pandemia y cubrir parte de las necesidades de educación de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad y exclusión social. Actualmente se ve aumentada por la desigualdad de acceso a determinados recursos, la brecha digital y familias que no tienen formación adecuada y/o la barrera idiomática que les complica poder ayudar a sus hijos e hijas.

Un verano más y a pesar de las circunstancias que estamos viviendo, se ha vuelto a desarrollar la acción del refuerzo escolar.

Durante la segunda quincena de agosto varios niños y niñas, en el CEIP Virgen del Monte, se han beneficiado de un refuerzo educativo centrados en aquellos contenidos en los que tienen más dificultades dando respuesta a las necesidades detectadas y planteadas por las familias para dar continuidad a la educación de sus hijos/as que desde el principio de la epidemia lleva sin trabajarlas. No sólo nos centramos en ayudarles con las dudas escolares y las dificultades que presentan con el idioma sino también realizamos técnicas de relajación al comenzar y terminar cada sesión para fomentar la participación y la convivencia, además de gestionar el estrés favoreciendo el bienestar físico y mental que padecen ante esta “nueva normalidad”. Así intentamos conseguir en el aula un clima saludable y de trabajo y mejorar la gestión emocional y la interacción social.

Esta actividad se inició con llamadas telefónicas con los padres y madres para proponer horarios y normas necesarios para el correcto desarrollo de la actividad y especificar aquellas materias educativas en la que cada menor haya tenido más problemas durante el curso escolar. Gracias a la comunicación e implicación de las familias, hemos reavivado el proceso comunitario haciéndoles sentir partícipes del proyecto.

Para realizar el refuerzo de la forma más segura, hemos llevado a cabo todas las medidas necesarias para cumplir con la normativa vigente implantada. El aula estaba acondicionada para poder tener a los niños y niñas con la distancia de seguridad recomendada entre 1,5-2 metros de distancia.

Además hemos trabajado continuamente las nuevas conductas con respecto al cuidado y atención sobre la COVID-19.

Para concluir y al tomarse unas medidas específicas para el municipio de Bolaños tuvimos que suspender estas sesiones de refuerzo, ofreciéndoles la opción de seguir en contacto a través de Whatsapp. De esta manera, se les entregó un libro de fichas para continuar con el repaso y el avance de contenidos educativos hasta el comienzo de las clases.

Todo ello a través del trabajo coordinado del Área de Interculturalidad y Desarrollo Comunitario de la Fundación Cepaim y con el apoyo del Ayuntamiento de Bolaños de Calatrava.

Esto es posible gracias al Proyecto “Programa para la Promoción de la Integración y la Convivencia Intercultural en el ámbito educativo” financiado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (Secretaría de Estado de Migraciones-Dirección General de Inclusión y Atención Humanitaria) y el Fondo de Asilo, Migración e Integración de la Unión Europea.

Autor: F. Cepaim

Deja un comentario