Por un plan de emergencia europeo inmediato para reubicar a las personas refugiadas del campamento de Moria destruido por graves incendios | Fundación Cepaim se une a la petición de Refugee Support Aegean y Proasyl

Categorias: Dimensión Internacional

Fundación Cepaim se suma al llamamiento de Refugee Support Aegean y Proasyl pidiendo un plan de emergencia europeo inmediato para reubicar a las personas refugiadas del campamento de Moria destruido por graves incendios.

Pedimos a las instituciones europeas una respuesta urgente y efectiva en Grecia que ofrezca soluciones de alojamiento y de cobertura de necesidades básicas para los miles de personas refugiadas en Lesbos.  

La UE debe implementar ya una estrategia de reubicación que responda al principio de solidaridad y corresponsabilidad de los Estados miembros para salvaguardar la integridad y el bienestar físico y emocional de las personas afectadas.

 

Llamamiento (traducción del original por el Departamento de Alianzas, Incidencia y Dimensión Internacional de Fundación Cepaim)

La catástrofe de Moria: RSA y PRO ASYL piden un plan de emergencia europeo, la evacuación inmediata y la reubicación de personas refugiadas en países europeos. ¡Ya!

9 de septiembre de 2020

Moria ha sido en gran parte destruido, y miles de personas solicitantes de protección se encuentran sin techo y sin atención. RSA y PRO ASYL piden un plan de emergencia europeo, la evacuación inmediata y la reubicación de personas refugiadas en países europeos. ¡Ya!

Más de 12.000 personas refugiadas y migrantes han tenido que huir del campamento de Moria en Lesbos en medio de la pandemia de COVID-19 debido a su destrucción por grandes incendios anoche. Muchas de ellas carecen ahora de techo. Desde esta mañana, personas refugiadas en una situación desesperada, la mayoría familias y menores, que han intentado llegar a la localidad principal para pedir ayuda y cubrir sus necesidades básicas se encontraron con la prohibición de entrada de la policía y se han quedado abandonadas en la carretera. Hasta las primeras horas de la tarde, no se ha ofrecido atención alguna para ofrecer asistencia básica a las personas sin techo, mientras que han llegado a la isla más unidades de antidisturbios de la policía. Este desastre ha tenido lugar una semana después de que las autoridades griegas pusieran el campamento en cuarentena con motivo de la identificación del primer caso de COVID-19, después de lo cual 35 personas han dado positivo. También sucedió horas después de que el Ministerio de Migración y Asilo aplaudiera sus propios esfuerzos por descongestionar el país y por “recuperar el control migratorio”.

La tragedia de Moria ni es nueva ni es inevitable. Las organizaciones Refugee Support Aegean (RSA) y PRO ASYL han documentado reiteradamente las condiciones abominables, deshumanizantes e inseguras a las que se enfrentan las personas refugiadas en Lesbos durante años, como consecuencia directa de las políticas nacionales y de la UE basadas en control migratorio en las islas en virtud de la implementación del tóxico acuerdo EU-Turquía. El reparto de la responsabilidad mediante la reubicación que ha establecido la UE sigue estando muy por debajo de las necesidades reales, con tan solo 533 personas reubicadas a otros países europeos en 2020. 

Este año, las difíciles circunstancias se ven agravadas por las graves deficiencias en la preparación para proteger el bienestar físico y mental de las personas refugiadas durante la pandemia COVID-19, a pesar de los firmes llamamientos para evacuar el campamento y las decisiones judiciales para trasladar a las personas refugiadas a espacios con condiciones de vida adecuadas. Las personas refugiadas que han hablado con RSA y PRO ASYL antes de la destrucción del campamento de Moria señalan la imposibilidad de cumplir el distanciamiento social en condiciones de hacinamiento extremo, la insuficiente provisión de máscaras y desinfectantes, un saneamiento insuficiente y muchas dificultades para recibir asistencia médica en el campamento.

RSA y PRO ASYL creen que la continuidad del modelo de hotspots o centros de registro que confina a la gente en las islas, particularmente durante una pandemia, conduce a más situaciones de crisis, priva a las personas refugiadas de toda esperanza y fomenta el ambiente social xenófobo existente en las comunidades locales. Este modelo es incompatible con el principio fundamental de no discriminación y con el Estado de derecho en una sociedad democrática.

RSA y PRO ASYL piden una respuesta inmediata y efectiva para atender a las necesidades urgentes de las personas refugiadas en Lesbos:

  1. Asistencia de emergencia rápida y adecuada en Grecia: de forma prioritaria, las autoridades griegas deben garantizar el acceso a un alojamiento adecuado y a la asistencia humanitaria y médica, y proteger la integridad física de las personas refugiadas. Con el objetivo de ofrecer una respuesta adecuada a la pandemia de COVID-19 en las islas también es necesario aumentar significativamente el personal y equipamiento médico, así como activar el Mecanismo Europeo de Protección Civil, cuando proceda. Las instituciones de la UE deben apoyar esta estrategia, teniendo en cuenta las consecuencias de la destrucción del campamento en Lesbos.
  2. Traslados inmediatos a alojamientos adecuados en la Grecia continental: las autoridades griegas deben asegurar el traslado inmediato de las personas refugiadas de Lesbos a centros de acogida abiertos que garanticen un nivel de vida adecuado, empezando por las personas que se encuentran en una mayor situación de vulnerabilidad.
  3. Ampliación inmediata de la reubicación en la UE: los Estados miembros y los países asociados al espacio Schengen deben reforzar y aumentar significativamente su compromiso con las estrategias de reubicación voluntaria existentes, y demostrar su solidaridad con Grecia de manera efectiva. Responder rápidamente aceptando el traslado inmediato de un gran número de personas refugiadas desde la isla de Lesbos a otros países es un punto de partida para dar muestras de solidaridad, teniendo en cuenta la deplorable situación en la isla.
Autor: F. Cepaim

Deja un comentario