“ACABEMOS CON EL VIRUS DE LA DESIGUALDAD Y LA DISCRIMINACIÓN” | DECLARACION DE FUNDACIÓN CEPAIM, CONVIVENCIA Y COHESIÓN SOCIAL CON MOTIVO DE LA CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA DISCRIMINACION RACIAL Y ÉTNICA

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Actualidad

Desde Fundación Cepaim en esta especial conmemoración del Día Internacional para la eliminación de la discriminación racial, queremos estar al lado de las personas más vulnerables de nuestra sociedad. Una conmemoración atravesada por la pandemia del coronavirus que está afectando a toda la población española y de forma más significativa a las personas que sufren situaciones de desigualdad, exclusión o discriminación por motivos de su origen cultural o étnico. Hoy más que nunca necesitamos acabar también con el virus de la insolidaridad, la desigualdad, la discriminación, el racismo y el no cumplimiento de los Derechos Humanos.

El 21 de marzo fue designado por Naciones Unidas como el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial para recordar la necesidad de visibilizar y denunciar aquellas prácticas discriminatorias que sufren personas por razones de su origen cultural o étnico.

Hoy al igual que ayer, pero tal vez con más motivos y con una voz más alta y clara queremos estar al lado de las personas que sufren el virus de la discriminación, el racismo y la desigualdad.

Al lado de las personas inmigrantes que están discriminadas en el acceso a la vivienda, obligadas a vivir en asentamientos chabolistas infrahumanos, sin abastecimiento de agua, alejados de los espacios de convivencia y sin las más mínimas condiciones higiénicas. Junto a las personas inmigrantes o refugiadas que son rechazadas en nuestras fronteras, con situaciones tan alarmantes para el cumplimiento de los derechos humanos, como las que hemos vivido en la frontera entre Grecia y Turquía.

Al lado de las mujeres migrantes que sufren una doble discriminación.

 

Junto a las personas migrantes y refugiadas que sufren discriminación en el empleo, con trabajos precarios en economía sumergida, siendo a la vez del discurso del odio y el racismo.

En los últimos tiempos asistimos a un repunte de conductas discriminatorias hacia personas racializadas y determinadas etnias motivadas, en su mayor parte, por una generalización de prejuicios y estereotipos, auspiciada por determinados discursos desde posiciones políticas irresponsables que promueven el rechazo al diferente, incidiendo en el miedo al otro, al diferente. Frente a esta realidad estamos observando en estos días atravesados por el miedo al coronavirus, cómo cualquier persona podemos sufrir el rechazo y la discriminación y cómo los muros y las vallas que hemos construido para proteger nuestras fronteras, son los mismos que nos encierran en su interior. Como la población china residente en España nos inunda con gestos de solidaridad.

En Fundación Cepaim llevamos más de veinticinco años trabajando por una sociedad igualitaria, plural, intercultural y fuertemente cohesionada, mediante el respeto de los derechos y dignidad de las personas,  migrantes y autóctonas y, en particular, de las personas en situación de mayor vulnerabilidad, luchando contra el racismo, la xenofobia y los déficits de convivencia.

Desde el año 2013 formamos parte del  Servicio de Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnica, creado al amparo de la Directiva 2000/43/CE, junto con otras siete organizaciones del Tercer Sector de Acción Social, dependiente del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica.

Prestamos asesoramiento y atención individualizada a toda persona que haya sufrido discriminación por razones de raza o etnia para la defensa de sus derechos fundamentales, realizando el registro y seguimiento del caso, y labores de sensibilización mediante talleres dirigidos, tanto a potenciales víctimas, como al resto de la sociedad civil.

Es fundamental, en nuestro trabajo, no perder de vista la perspectiva del feminismo interseccional, ya que venimos advirtiendo las discriminaciones múltiples que atraviesan las mujeres inmigrantes y refugiadas, tanto por razones de género, como de origen cultural o étnico  al mismo tiempo. Las mujeres sufren un acceso al empleo precarizado y racializado, puesto que son las que cargan con el trabajo de cuidado dentro y fuera de casa, la vulneración de derechos en el acceso a la vivienda y en el ámbito sanitario, que agudiza el riesgo de pobreza y exclusión social. Sumándose la posibilidad de ser víctimas de violencia de género y de otras formas de violencia machista con las consecuencias devastadoras que esto conlleva.

Como nos recuerda la ONU “el principio de igualdad exige también a los Estados que adopten medidas especiales para eliminar las condiciones que causan o propician la perpetuación de la discriminación por origen cultural o étnico”.

Constatamos la insuficiente eficacia de la legislación antidiscriminatoria española en lo relativo a la capacidad sancionadora frente a los agentes discriminatorios y la insuficiente capacidad reparadora de los daños sufridos por las víctimas, venimos trabajando con las administraciones, operadores jurídicos y Fuerzas de Seguridad, promoviendo que sean actores claves capaces de mejorar el sistema y de generar en las víctimas confianza en éste. 

Recordamos al Gobierno la necesidad de abordar el proyecto de ley integral de igualdad de trato y de oportunidades en todos los ámbitos públicos y privado, que incluya entre otros motivos la nacionalidad y el origen racial o étnico.

Desde Fundación Cepaim hacemos un llamamiento al conjunto de la sociedad para que formemos parte del cambio necesario para erradicar la discriminación racial o étnica de nuestra sociedad. Esto solo será posible creando espacios de convivencia que nos permitan avanzar en la construcción de una sociedad igualitaria, no discriminatoria e intercultural en la que todas y todos tengamos los mismos derechos y las mismas oportunidades.

FUNDACIÓN CEPAIM

Autor: F. Cepaim

Deja un comentario