Yo soy rotundamente yo en mi envase colorado y tú eres rotundamente tú en tú en el envase que tienes y que hemos decidido aceptar entre todos››.

‹‹Yo me amo por lo que soy y amo que tú te ames por lo que eres››

Andrea Catalina Fajardo. Afroféminas

 

‹‹Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o su religión››.

Nelson Mandela.

 

‹‹Espero que las personas finalmente se den cuenta de que solo hay una raza – la raza humana-y que todos somos miembros de ella››

Margaret Atwood, escritora canadiense.

 

En este nuevo número del boletín de Gestión de la Diversidad vamos a mostrar las distintas visiones que existen sobre la gestión de la diversidad y su incorporación a la estrategia empresarial. Para ello vamos a compartir las experiencias de tres mujeres y sus reflexiones sobre la diversidad:

  • Una mujer migrante a quien afecta la incorporación o ausencia de medidas de gestión de la diversidad en las empresas en las que ha trabajado.
  • La representante de una fundación que tiene como fin la inserción de personas en riesgo de exclusión y que ve en la gestión de la diversidad una herramienta fundamental para alcanzar sus objetivos.
  • La directiva de una empresa convencida de la necesidad de llevar a cabo una gestión ética de los equipos de trabajo.

 

¿QUIÉN ES QUIEN?

Fatou Foune es una mujer senegalesa que lleva dos años en España. Fatou es musulmana y en Senegal tiene a sus dos hijos de 15 y 12 años a quienes envía dinero puntualmente.

En Fundación Cepaim conocemos a Fatou porque es usuaria del “Taller SARA” que tiene como finalidad el “empoderamiento y mejora en el empleo de las mujeres”. Este “Taller” se enmarca en nuestra área de “Igualdad y no discriminación”.

 

 

Beatriz Gutiérrez es la coordinadora regional de la fundación Adecco en Aragón y La Rioja.  Beatriz lleva 11 años trabajando en la fundación.

Constituida en julio de 1999, la Fundación Adecco es una entidad sin ánimo de lucro fruto de la Responsabilidad Social Corporativa que asume el Grupo. Es una fundación autónoma e independiente y su principal objetivo es la inserción en el mercado laboral de aquellas personas que, por sus características personales, encuentran más dificultades a la hora de encontrar un puesto de trabajo.

 

 

La última de nuestras protagonistas es María López. María pertenece a la tercera generación del Grupo López Soriano (Grupo ILSSA), un grupo empresarial muy consolidado en Aragón.

Industrias López Soriano S.L. se constituyó en 1974, con el objetivo de recoger, recuperar y clasificar chatarras férricas y no férricas para su posterior venta a la industria siderúrgica y a otros transformadores finalistas.

Fuera del ámbito profesional María es cónsul honoraria de Alemania, pertenece a los distintos patronatos del Grupo San Valero y tras 16 años como Vicepresidenta de la Cámara de Comercio de Aragón sigue vinculada a ella como vocal.

 

LA DIVERSIDAD Y EL ACCESO AL MERCADO LABORAL

En lo que se refiere al acceso al mercado laboral Fatou nos cuenta que su primer trabajo fue en Murcia en una conservera, y posteriormente, en Zaragoza ha trabajado en una empresa de fruta limpiando la cereza y preparando su envío.

En Senegal estudió francés e inglés y en España ha aprendido nuestro idioma. Además, se ha formado como auxiliar de cocina.

En ningún momento ha sentido que el hecho de ser negra o musulmana haya influido en su incorporación al mercado laboral.

En Fundación Adecco trabajan con personas en riesgo de exclusión para quienes los prejuicios o el desconocimiento de las empresas pueden suponer importantes trabas en el acceso a este mercado laboral. Es cierto de cada persona tiene sus propias circunstancias, pero es precisamente lo que tienen en común, el talento y sus capacidades profesionales, el principal elemento que tienen en cuenta desde Fundación Adecco para poder cohesionar las candidaturas con las necesidades del tejido empresarial.

Según Beatriz la incorporación de la gestión de la diversidad en las empresas requiere que estas empresas conozcan los beneficios que aporta una gestión eficaz de la diversidad de sus plantillas, beneficios que van más allá de los netamente económicos. Una vez superada esta primera fase es cuando se empiezan a diseñar medidas y políticas para llevar a cabo esta gestión.

Se trata de entender la diversidad y su gestión como un elemento estratégico de las organizaciones, no como una moda pasajera. Una empresa no es socialmente responsable por contratar a personas en riesgo de exclusión social, sino por responder a sus necesidades y aprovechar todo su talento.

En su compromiso con la diversidad, Fundación Adecco y el Club de Excelencia en Sostenibilidad, convocan este año la II edición de los Premios Diversidad e Inclusión (D&I).

 

El Grupo ILSSA tiene alrededor de 225 personas en plantilla. Una plantilla diversa aunque mayoritariamente masculina, provocado en muchos casos por la ausencia de mujeres candidatas para determinados puestos (conducción de camiones o uso de máquinas de gran tonelaje).

Su política de RRHH relativa a la selección del personal se basa en principios como la realización de ofertas no excluyentes, basadas en competencias y la selección en base a las capacidades de la persona, aplicando una igualdad de trato basada en el respeto a la diversidad.

El Grupo ILSSA entiende que la sociedad es diversa y que. a pesar de las diferencias, cada persona tiene la capacidad para aportar valor en el trabajo.

 

LA DIVERSIDAD PRESENTE EN LA EMPRESA

Fatou nos cuenta que a la hora de encontrar un trabajo no se siente discriminada. Ese sentimiento viene posteriormente en el trato recibido. Actualmente trabaja en una empresa a través de una ETT. Cree que desarrolla bien su trabajo y que la relación con sus compañeros y compañeras es buena, sin embargo, no terminan de hacerle una contratación directa. Cree que la única razón es porque es extranjera.

 

Por lo que se refiere a su creencia religiosa, todavía no ha conocido ninguna empresa que haya tenido en cuenta su confesión. No respetan el tiempo del rezo o la jornada intensiva durante el Ramadán.

Para Beatriz de Fundación Adecco el tamaño de la empresa no está directamente vinculado con el compromiso con la Diversidad. Es verdad que las empresas grandes disponen de más recursos, influencia internacional etc. Pero por otro lado las empresas pequeñas del mundo rural tienen un conocimiento certero sobre la realidad social de su entorno, en su comunidad. Y les permite ser un reflejo de la sociedad en la que se encuentran.

En Fundación Adecco se trabaja bajo el modelo de diversidad corporativa, #DiversidadSinEtiquetas, un modelo que reconoce y defiende la identidad, singularidad y dignidad de todas las personas que componen los Grupos de Interés de la empresa, a la vez que adquiere un valor social cuando apoya el empoderamiento y la inclusión de personas en riesgo de exclusión.

En el Grupo ILSSA la Diversidad se vive con absoluta normalidad y se tienen en cuenta las necesidades y demandas de los diferentes grupos presentes en la plantilla.

Es importante señalar las medidas adoptadas por este grupo dirigidas a las personas musulmanas. Dentro de las instalaciones se han habilitado espacios para que puedan realizar sus rezos durante los descansos, se facilita el disfrute de las fiestas más importantes como el fin del Ramadán o la fiesta del cordero y se personaliza el aguinaldo en Navidad dejando fuera productos derivados del cerdo y bebidas alcohólicas.

Las consecuencias de esta política solo son positivas. Un ejemplo práctico. Si hay una avería durante las fiestas católicas tradicionales, es la población musulmana quien se ofrece para acudir a trabajar permitiendo así que el resto no interrumpa sus vacaciones.

En el grupo, lo que se tiene en cuenta son las ganas de trabajar, independientemente del origen de las personas o de sus creencias religiosas.

 

EXPECTATIVAS DE FUTURO

En lo que se refiere al futuro, Fatou no es positiva. Cree que una mujer negra y musulmana está muy lejos de poder trabajar en las mismas condiciones que una mujer española.

Fatou no se ha sentido discriminada en el acceso al empleo, sin embargo, sí que ha vivido el trato desfavorable en el puesto de trabajo por parte de personas de otras nacionalidades. Existe el racismo afirma, y en ocasiones se consiente en todos los niveles de la empresa.

Ello nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de garantizar no solo la igualdad de oportunidades sino también y por supuesto, la igualdad de trato.

El concepto de igualdad de oportunidades está directamente relacionado con el ideal de justicia.

Para que la igualdad no sea simplemente una cuestión formal y teórica es necesario que en una sociedad se pongan en marcha políticas de igualdad de oportunidades. En otras palabras, la igualdad de oportunidades implica que las personas, independientemente de su origen o condición social, deben tener la posibilidad de disponer de los mismos recursos o servicios (las oportunidades) para desarrollar sus vidas.

Pero ello no es suficiente. Si no garantizamos también una igualdad de trato para el ejercicio de nuestros derechos de forma que no haya lugar a discriminación en el disfrute de los mismos, solo estaremos dando una protección incompleta e insuficiente.

El Estado de Derecho tiene que abarcar todos los ámbitos de la vida laboral de las personas. No podemos dejar al libre albedrío del funcionamiento empresarial la garantía de nuestros derechos. Se deberían articular mecanismos para que los trabajadores y trabajadoras pudiesen denunciar situaciones de desigualdad con libertad.

Beatriz por su parte insiste en que hay que seguir educando a la sociedad en todas las etapas de la vida, debemos empoderar a las personas excluidas del mercado laboral y finalmente trabajar codo con codo con las empresas para construir entre todas y todos, una sociedad inclusiva.

Soy positiva, afirma.

Para María la sociedad diversa no tiene marcha atrás. Deberíamos evolucionar. La diversidad también tiene que llegar a los despachos. Las aptitudes y capacidades profesionales de las personas no están condicionadas por su diversidad. Desechar la diversidad es desperdiciar el talento.

Todavía nos falta mucho camino por recorrer.

La “gestión de la diversidad”, debería ser entendida como un factor clave en la sostenibilidad de la empresa y no solo como una estrategia contra la discriminación laboral. Hay que dar un paso más allá.

Dentro de los 17 “Objetivos de desarrollo sostenible” de la “Agenda 2030” de Naciones Unidas, se encuentra la “reducción de las desigualdades”.

Ente las metas de este ODS (el décimo) se encuentra el “garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la desigualdad de resultados, incluso eliminando las leyes, políticas y prácticas discriminatorias y promoviendo legislaciones, políticas y medidas adecuadas a ese respecto.”

Tenemos que seguir trabajando para que realmente en 2030 los ODS sean una realidad.

Pensemos que todas las personas son iguales y cada persona única. El talento no tiene etiquetas.

Autor: F. Cepaim

Deja un comentario